15 de May de 2024

Reunificar deudas sin hipoteca: cómo y cuándo conviene hacerlo

Reunificar deudas sin hipoteca_ cómo y cuándo conviene hacerlo

Reunificar deudas sin hipoteca_ cómo y cuándo conviene hacerlo

Rate this post

Reunificar deudas es una manera de pagar todas las deudas y productos que le hemos contratado a uno o varios bancos, ya que facilita el proceso de pago además de que a veces se reducen los intereses. 

Existen dos tipos de reunificación de deudas: las que funcionan con hipotecas y las que funcionan sin hipotecas. Hoy hablaremos de la reunificación de deudas sin hipotecas. Pero antes de comenzar, veamos qué es la reunificación de deudas. 

¿Qué es la reunificación de deudas?

La reunificación de deudas es el proceso en el que todos los préstamos y productos que tengamos con uno o varios bancos se unen en uno solo. Lo que sucede es que el banco concede un nuevo préstamo para cancelar todas las deudas que tenemos actualmente. 

La ventaja de la reunificación de deudas es que ya no será necesario pagar en varias cuotas mensuales, además de que normalmente los intereses disminuyen. 

¿Para qué sirve reunificar deudas? 

Reunificar deudas es muy útil, las personas suelen solicitarlas a los bancos con el fin de: 

  • Agrupar todas las deudas en una sola. 
  • Disminuir la cantidad de cuotas mensuales a pagar. 
  • Disminuir el importe de las cuotas mensuales. 
  • Alargar el tiempo de pago de los préstamos. 
  • Permite agrupar diferentes tipos de deudas: tarjetas de crédito, préstamos para el coche, hipotecas, y otros más. 

Toma en cuenta que el tipo de interés no siempre disminuye y que el monto total a pagar puede aumentar. 

¿En qué consiste reunificar deudas sin hipoteca?

En ese sentido, la reunificación de deudas sin hipotecas es lo mismo que cualquier reunificación de deudas común y corriente, pero sin tener una hipoteca o sin poner una hipoteca como aval. 

La verdad es que este tipo de reunificación de deudas no es tan común, ya que los bancos suelen solicitar una hipoteca como un aval en caso de no pagar la deuda. Pero aunque no es tan común,sí es posible que el banco te apruebe un préstamos para reunificar las deudas sin hipotecas. 

Aunque tienes que considerar que es muy posible que el banco no disminuya las cuotas mensuales que tendrás que pagar, e incluso, el interés por este préstamo puede ser mayor. Aun así, depende mucho de la situación financiera en que te encuentres, para algunas quizá sea mejor pagar una sola cuota mensual aún cuando tengan que pagar un poco más. 

2 maneras de reunificar tus deudas sin una hipoteca

Actualmente, existen dos maneras de reunificar las deudas sin una hipoteca: 

  • ampliando el capital de un préstamo con el que ya contamos o
  • contratar un crédito específico para este fin. 

1 Ampliar el capital del préstamo actual

Lo que tenemos que hacer es ampliar el capital del crédito más alto que tengamos con el propósito de cancelar todos los demás créditos. En otras palabras, el nuevo capital debe ser equivalente a todas las deudas que tenemos.

De esa manera, podremos pagar todas las deudas vigentes y solo nos quedaremos con la nueva deuda y una cuota mensual única. Es importante que le pidas al banco un certificado de cancelación que certifique que has pagado todas las deudas. 

Recuerda que debes tener un buen perfil para solicitar la ampliación del capital y no contar con ningún tipo de impago. 

2 Contratar un crédito específico reunificar las deudas sin una hipoteca

Los bancos y diversas entidades financieras ofrecen créditos específicos para reunificar las deudas. Lo único que tenemos que hacer es solicitar un préstamo que sea equivalente a las deudas que tenemos que pagar. Una vez que lo recibamos pagaremos todas las deudas y solo tendremos que pagar este nuevo crédito. 

2 maneras de reunificar tus deudas sin
2 maneras de reunificar tus deudas sin

Normalmente, es el banco quien se encarga de realizar todo este proceso. Y al igual que en el caso anterior, quedarás pagando una sola cuota mensual. 

Un consejo: no olvides pedir el certificado de cancelación para que quede constancia de que has pagado las deudas.  

Nota: recuerda calcular el tema de las comisiones, el tipo de interés y las cuotas mensuales. Así sabrás cuál de las dos opciones es mejor para ti o si, incluso, vale la pena reunificar las deudas. 

Requisitos para reunificar deudas sin hipoteca

Como es evidente, necesitarás cumplir ciertos requisitos que generan confianza en la entidad bancaria para realizar el préstamo, por lo que no debes: 

  • Tener impagos de ningún préstamo, y mucho menos de las deudas actuales que quieres reunificar. 
  • Estar en ficheros de morosidad como ASNEF, ni siquiera por malentendidos con compañías telefónicas. 
  • Estar inestable laboral y económicamente. Si tienes un contrato indefinido y tu sueldo se ha mantenido estable durante un tiempo, tendrás mayores posibilidades de que te aprueben estos préstamos.  
  • No tener créditos “pequeños” para reunificar. 

Además, deberías ser capaz de entregar el certificado de cancelación de las otras deudas para conseguir la reunificación de las deudas. 

Gastos implicados en la reunificación de deudas sin hipotecas

Para reunificar tus deudas necesitarás pagar tres tipos de comisiones: 

  1. Comisión por cancelación anticipada. Es una comisión que cobran algunos bancos por cancelar las deudas actuales, y suelen estar entre un 0,5% y un 1% del total del dinero que hay que pagar. 
  2. Comisión de cambio de contrato. Es la comisión que tendrás que pagar si quieres ampliar el capital de un préstamo para agrupar tus deudas. 
  3. Comisión de apertura. Si solicitamos un nuevo crédito para unificar las deudas, probablemente el banco te cobre una comisión para la apertura de ese nuevo préstamo.
Gastos implicados en la reunificación de deudas sin hipotecas
Gastos implicados en la reunificación de deudas sin hipotecas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *