24 de May de 2024

Seguros de protección de pagos: en qué consisten y cómo funcionan

Seguros de protección de pagos hipotecarios_ en qué consisten y cómo funcionan

Seguros de protección de pagos hipotecarios_ en qué consisten y cómo funcionan

Rate this post

Los seguros de protección de pagos te sirven como garantía para pagar las cuotas de algún préstamo en caso de que te encuentres en una situación laboral o física en que no puedas hacer frente a las cuotas. 

Sin embargo, sea que la hayas contratado por ti mismo o sea que te la haya ofrecido el banco con tu hipoteca, los seguros de protección de pagos tienen algunos riesgos al momento de contratarlos. 

Por lo cual, es muy necesario que prestes atención a las condiciones de la póliza para asegurarte de que el seguro realmente cubre lo que estás esperando. De lo contrario, podrías estar pagando mucho dinero sin recibir el beneficio que esperas si llegaras a estar incapacitado. 

Acompañanos a ver todo lo que debes saber sobre los seguros de protección de pagos. 

¿En qué consisten los seguros de protección de pagos? 

El seguro de pago es una póliza contratada por el titular del préstamo para poder pagar las cuotas de un crédito, en situaciones en las cuales no sea capaz de hacerlo. 

Los seguros de protección cubren el pago de diferentes tipos de préstamos o créditos, tales como: hipotecas, tarjetas de crédito, préstamos de consumo, etc., la póliza específica qué tipo de préstamos cubre. 

Estrictamente hablando, los seguros de protección de pagos cubren situaciones en las cuales el titular está

  • Desempleado: la condición es que el titular sea un trabajador por cuenta ajena con contrato indefinido. 
  • Incapacidad temporal por alguna enfermedad o accidente, sobre todo en casos en que el trabajador sea autónomo, funcionario o temporal. 

Los seguros de pago hipotecarios solo cubren alguna de las dos circunstancias. Así que la cobertura del seguro dependerá enteramente de las condiciones que se hayan establecido en la póliza y de la situación laboral del titular al momento de acontecer el siniestro. 

Los seguros de protección de pagos puedes contratarlos por ti mismo en una aseguradora. También lo puedes solicitar al banco al momento de contratar una hipoteca. Incluso, hay bancos que ofrecen estos seguros al momento de aprobar la hipoteca. 

¿Cómo funcionan los seguros de protección de pagos? 

La aseguradora declara la incapacidad temporal o el estado desempleo cuando se produce el siniestro establecido en la póliza para posteriormente pagar las cuotas pendientes al banco del crédito hipotecario

Una vez que te vayas a paro, la aseguradora o el banco deben informarte de todo el procedimiento para la declaración del siniestro, y de todos los documentos que debes entregar al inicio y durante el proceso. A partir de aquí, la aseguradora te informará de la prestación, los límites y la frecuencia, los cuales fueron previamente establecidos en la póliza.  

Cómo contratar un seguro de protección de pagos sin correr ningún riesgo

Recuerda que al momento de contratar un seguro de protección de pagos la aseguradora está en obligación de informarte de todas las condiciones y límites de la póliza, según la Guía de Buenas Prácticas del Seguro de Protección de Pagos elaborada por Unespa.  

Es importante que estés bien informado sobre todas las situaciones y límites que cubre la póliza, solo de esa manera podrás cerciorarte de que cubre las situaciones y necesidades que realmente esperas, y así estarás seguro de que en caso de que se cumpla el siniestro, tendrás los beneficios de la protección de pagos. 

De hecho, la aseguradora te debe especificar la siguiente información que es relevante al momento de la contratación del seguro: 

  • Coberturas, 
  • riesgos no cubiertos y/o excluidos, 
  • precio del seguro y 
  • límites económicos. 

¿Qué necesitas para contratar un seguro de pago hipotecario? 

Al momento de contratar un seguro de pago hipotecario, la aseguradora necesitarás algunos datos y que cumplas algunos requisitos para poder incluirlos en la póliza, como estos: 

  • Debe ser titular de la hipoteca. Cuando hay dos titulares, la aseguradora puede emitir una póliza a nombre de ambas personas o dos pólizas distintas. 
  • Tu situación laboral debe ser estable. La primera condición es que sea un trabajo estable y que sus ingresos sean considerados altos por los regímenes de la Seguridad Social. 
  • Debes tener entre 18 y 60 años. 

Adicionalmente, para poder realizar la póliza, la aseguradora necesitará la siguiente información: 

  • El importe que debes actualmente al banco por el crédito hipotecario. 
  • Las cuotas y las frecuencias de pago mensuales. 
  • El tipo de interés. 
  • Qué tipo de hipoteca has contratado (¿fija o variable?). 
  • Tiempo de amortización para pagar la hipoteca. 
  • Estado actual de salud del titular. 

Las exclusiones del seguro: las cláusulas más importantes

Todas las pólizas deben detallar qué casos cubre el seguro y qué casos no. Las coberturas son las situaciones y condiciones particulares que cubre el seguro como consecuencia del siniestro, mientras que las exclusiones son las situaciones o condiciones particulares que delimitan las garantías e impiden que puedas reclamar los beneficios de la póliza. 

Es importante que conozcas ambas condiciones, pero presta especial atención a las exclusiones, ya que las exclusiones podrían impedir que reclames la consecuencia del siniestro. 

Por ejemplo, debes saber cuáles son las consecuencias de la cobertura del seguro en casos en que la información sea inexacta o insuficiente, y la aseguradora debe proveerte esa información antes de firmar la póliza. 

Las exclusiones también podrían afectar el porcentaje que cubre la póliza en cada pago o en los conceptos que están asociados. También conocer el límite de las indemnizaciones, la cantidad de pagos por siniestro y el número de pagos que vas a recibir durante la vida de la póliza. 

Además, pide información sobre las cláusulas delimitadoras del riesgo o excluyentes de las garantías, según tu situación laboral, tu incapacidad o en cualquiera de las circunstancias en que te encuentres durante la vida de la póliza.

Coberturas vs exclusiones
Coberturas vs exclusiones

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *