24 de May de 2024

Alquiler con opción a compra: ¿Cómo funciona?

Alquiler con opción a compra_ ¿Cómo funciona

Alquiler con opción a compra_ ¿Cómo funciona

Rate this post

Todos los que trabajamos en el sector inmobiliario, sabemos que alquilar el alquiler con opción a compra es cada vez más popular entre las personas que desean tener una vivienda en propiedad, pero no pueden permitirse comprarla directamente. 

Un acuerdo de alquiler con opción a compra es un contrato de arrendamiento que permite a los inquilinos alquilar una propiedad durante un período fijo, con la opción de comprar la propiedad al final del contrato. 

Este tipo de acuerdo puede ser una buena manera de acceder a la propiedad, pero es esencial entender cómo funciona antes de comprometerse. 

En esta entrada del blog, te explicaremos cómo funciona el alquiler con opción a compra, los tipos de contratos de alquiler con opción a compra, la legislación que regula los contratos de alquiler con opción a compra, junto a otros puntos que te serán de mucha utilidad. 

Cómo funciona el alquiler con opción a compra

Los contratos suelen durar entre dos y cinco años, durante los cuales el inquilino paga un alquiler al propietario. Una parte del alquiler pagado se reserva como crédito para el precio de compra de la propiedad. 

Al final del arrendamiento, el inquilino tiene la opción de comprar la propiedad al precio de compra acordado. Si el inquilino decide no comprar la propiedad, pierde el crédito para el precio de compra.

Legislación que regula los contratos de alquiler con opción a compra

Los contratos de arrendamiento con opción a compra están regulados por la legislación estatal, no directamente por el Código Civil, sino que está aceptado por la Ley de Arrendamiento Urbanos (LAU) y por el Reglamento Hipotecario

Según el Tribunal Supremo, se tienen que cumplir dos requisitos para que este contrato tenga validez: 

  • Objeto del contrato, 
  • Precio de venta. 
Legislación que regula los contratos de alquiler con opción a compra
Legislación que regula los contratos de alquiler con opción a compra

Para ser más preciso, el Tribunal Supremo dice que: “un precontrato –en principio unilateral–, en virtud del cual, una parte concede a la otra la facultad exclusiva de decidir sobre la celebración o no del contrato principal de compraventa, que habrá de realizarse en un plazo cierto y en unas determinadas condiciones, pudiendo también ir acompañado del pago de una prima por parte del optante’”. 

En este contrato también debe estar marcado la posibilidad de que el inquilino pueda decidir a los dos años si realmente quiere comprar la vivienda

El contrato también debe incluir desde el inicio el precio total de la vivienda, la cual no se puede modificar una vez hecho el contrato. En relación al precio, se tienen que especificar: 

  • Las cuotas que va a pagar el inquilino, 
  • y el porcentaje que se debe descontar del alquiler para abonar al crédito de la compra. 

Ventajas del alquiler con opción a compra

Una de las principales ventajas de estos contratos es que permite a los inquilinos acumular capital en la propiedad mientras la alquilan. 

Además, el precio de compra de la propiedad suele acordarse al principio del contrato de alquiler, lo que puede ser beneficioso si el valor de la propiedad aumenta durante el periodo de alquiler

Estos acuerdos también pueden ser menos arriesgados que las hipotecas tradicionales, ya que el inquilino puede abandonar la propiedad al final del contrato si decide no comprarla.

Requisitos mínimos para el alquiler con opción de compra

Para poder optar a un contrato de arrendamiento con opción de compra, los inquilinos suelen necesitar unos ingresos estables y una buena puntuación crediticia. Los propietarios también pueden exigir un pago inicial o un depósito de seguridad adicional para asegurarse de que el inquilino se toma en serio la compra de la propiedad.

Plazos para realizar la compra

En un contrato de arrendamiento con opción de compra, el inquilino tiene hasta el final del contrato para decidir si quiere comprar la propiedad. En un contrato de alquiler con opción de compra, el inquilino está obligado a comprar la propiedad al final del contrato. El plazo se encuentra entre los 2 a los 5 años

Conclusión: ¿el alquiler con opción a compra es una buena opción para ti

Los contratos de alquiler con opción a compra es una buena manera de invertir tu dinero y “perderlo” en un pago del alquiler, ya que los pagos pueden funcionar como el pago de un crédito. 

Sin embargo, recuerda que, al final, podrás comprar la vivienda si te apruebas el crédito hipotecario. Por eso, es ideal contar con todos los requisitos necesarios para ellos, y así podrás comprar la vivienda que alquilaste con opción a compra. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *